dijous, 13 de novembre de 2008

Consejero, no hables por mí

Después de una huelga siempre hay que hacer balance y inflar o desinflar la participación según interese a cada uno. Es tan habitual que yo no me fijo en los datos que dan de participación. Pero no es de eso de lo que quiero hablar. Sinó de las interpretaciones que hacen unos y otros y sobre todo la que ha hecho el consejero.
El consejero ha querido hacer suyos aquellos profesores que no han hecho huelga hoy, diciendo que los profesores queremos dialogar, acabar con la confrontación y demás tonterías. Sr. Consejero, yo no he hecho huelga, pero no acepto que hable por mí. No aproveche para hacer de charlatan improvisado como nos tiene acostumbrados. Mire si tengo pocas ganas de confrontación con usted, que tengo una buena botella de cava esperando a ser abierta el mismo día que usted lo fulminen de su cargo. Debo reconocer que en parte tengo ganas de que apruebe la LEC. Cuanto antes se apruebe antes veremos la inutilidad de la misma y su incapacidad para dirigir el departamento. Espero que al menos no acabe de hundir el sistema educativo, justo cuando mi hijo está a punto de incorporarse a él.

2 comentaris:

Sergio ha dit...

"...porque uno se sienta bajo la sombra de un árbol y piensa en la inutilidad de todas las cosas...".

Yo también soy profesor, y no sé hasta cuándo podré aguantar. Pero somos un colectivo pasivo, nos quejamos a nuestras parejas, a nuestros compañeros, en los diarios, en los blogs, en el restaurante,nos quejamos con razón porque este sistema está aniquilando todo a su paso (a los buenos mecánicos y a los buenos ingenieros). Pero repito que quejarse así no sirve. Hemos de hacer que nos escuchen los padres, los políticos y toda esa parte de la sociedad que asocia la palabra "colegio" o "instituto" con "aparcamiento de niños o adolescentes". Yo abogo por parar esto. Cerrar el chiringuito durante 1 mes, como hacen los médicos, los jueces y los trabajadores de cualquier empresa de los que se abusa. Se nos pide que hagamos el trabajo que otros no han sabido hacer. Y yo digo: "el que disfrutó haciéndolo, que lo sufra criándolo". Y hablo de la ley y también hablo de los niños.

Joan ha dit...

Dicen que la tribu educa al niño y que en estos momentos la tribu se dedica a otras cosas. Si la sociedad no se preocupa por educar a sus hijos, quien lo hará. Nosotros sufrimos las consecuencias en primera instancia, pero al final serán las familias y la sociedad quien pagará un precio muy alto, por habernos habandonado a nuestra suerte.
Quizás sea cierto que deberiamos ser más activos y más exigentes.