dilluns, 7 d’abril de 2008

Beneficios y sueldos

Todos sabemos, porque hace tiempo que están avisando, porque los indicadores económicos así nos lo hacen ver, de que entraremos en una etapa de desaceleración, recesión, crisis o como más os guste denominarlo.
Uno de los parámetros que más se ha descontrolado es la inflación, que en el estado puede llegar al 4,6 %. Es cierto que es un mal dato y parece que “los médicos de la economía” ya han hecho su receta: moderación salarial.
Si no estoy mal informado, que todo podría ser, la mayoría de trabajadores ya hace muchos años que nos hemos conformado con que la subida anual de nuestro sueldo sirva para compensar simplemente la subida del IPC del estado.
Antes de continuar, se tendría que hacer una apreciación importante. La diferencia entre ingresos y poder adquisitivo. Si yo gano 100 € y el IPC sube un 3%, acabaré ingresando 103€, es decir, 3€ más y un incremento en mis ingresos. Ahora bien, si el precio del gasoil estaba a 1€ y ahora está a 1,15€, he pasado de poder comprar 100 litros a comprar 89,5, es decir, mi poder adquisitivo ha bajado.
Supongo que la mayoría estaremos de acuerdo que los últimos años, los asalariados, hemos sufrido una perdida en nuestro poder adquisitivo importante debido a la subida inmobiliaria, los combustibles, la alimentación, etc.
Mientras tanto hemos visto, como muchos otros, se enriquecían gracias a una efervescencia económica nunca vista. Ellos, en borrachera económica, multiplicaban sus beneficios de una forma indecente. Bancos, inmobiliarias, promotoras, fabricantes de bienes de consumo o de servicios, etc. En aquellos tiempos no hemos visto a nadie salir y decir: Se tienen que moderar los beneficios, porqué sino sube la inflación y perjudica al conjunto de la ciudadanía.
Ahora, en cambio, nos piden, a los que no hemos participado en la fiesta económica, que hagamos sacrificios. Chicos !! Moderación salarial que el país no va bien y no querréis que la economía se vea afectada, no?
Si el sistema capitalista quiere que los asalariados hagamos sacrificios en tiempos de crisis, también nos tendría que hacer partícipes de las ganancias en los tiempos de bonanza.