dimarts, 9 de setembre de 2008

1 año con Windows Vista

Ya hace un año que compré un ordenador portátil, y con él, venía por desgracia el Vista. Me he mordido la lengua muchas veces, pero ahora que ya hace un año que lo tengo es hora de hacer balance.
Hay dos cosas que, para mí, definen el vista. La primera es su lentitud. El vista se ejecuta en el ordenador más potente de los 3 que utilizo habitualmente y es lo que va más despacio. Los otros utilizan XP y Ubuntu respectivamente. La segunda es la facilidad con que las aplicaciones dejan de funcionar. Algunas eran más antiguas, pero otras de última generación también deciden dejar de funcionar. Lo más curioso que me ha pasado es que el windows vista me dijera que cambiara de escáner al intentar instalar uno que no era de última generación. Si cada vez que cambio de sistema operativo tengo que cambiar todo el hardware, prefiero volver a la edad de piedra.
Ahora estoy acabando de preparar un portátil viejo con Ubuntu que funciona mejor que el nuevo con vista para hacer el salto hacia Linux y el software libre. Sé que no podré romper de momento todas las ataduras, pero este es un paso decisivo.
Para conseguirlo, he decidido almacenar la información de uso en un disco portátil y así desligarlo de un equipo en concreto. De esta manera ya podré utilizar el Ubuntu como maquina principal, dejando el Vista por aplicaciones concretas que todavía no he encontrado un equivalente en Linux. Ya os iré explicando cómo va el experimento y espero que los que visteis la luz antes de que yo hemos podáis orientar.