dilluns, 10 de març de 2008

Elecciones 08

Una vez pasadas las elecciones generales, los partidos hacen balance de los resultados y aunque la mayoría afirman alegres que han ganado, sólo lo ha hecho uno, el PSOE.
Antes de hacer mi personal valoración de los resultados quiero decir que el señor ZP me debe de 400 €. Y espero que pronto cumpla su promesa y los ponga a mi disposición.
Quiero felicitar al equipo de marketing del PSOE y PSC por la magnífica campaña que han preparado. Si nos fijamos el PSC ha arrasado en Catalunya sin hacer ninguna propuesta, simplemente con la campaña “si tú no vas, ellos vienen”. Y ya sabemos que en Catalunya quien no es del PP, es antiPP. Curiosamente no ha sufrido ningún desgaste después del seguido de desastres que han sucedido en infraestructuras, el catalán cabreado es sobre todo asustado (por si vuelve el PP).
El partido popular ha cometido un grave error de cálculo. Pensó que un mensaje catastrofista y anticatalán le daría votos en el resto de España, y así ha sido, pero no esperaba que en Catalunya los votantes se alinearan todos con el PSC para hacerles frente. Si contar los resultados de Catalunya, el PP ha ganado las elecciones por un estrecho margen de 2 escaños. Pero en Catalunya, el diferencial entre los dos partidos son de 18 escaños, demasiada ventaja para poderla recuperar en el resto del estado.
Está claro que esta bipolaritzación ha beneficiado a los dos grandes partidos en detrimento de los más pequeños y esta disminución de pluralidad es un grave riesgo que tendremos que tratar en otro artículo.
La gran derrotada en estas elecciones ha sido el PP, que no podrá gobernar en esta legislatura. Podrán afirmar, y será cierto, que han aumentado su representatividad, pero realmente su objetivo en estos últimos años era ganar fuera como fuera.
En Catalunya, la noticia ha sido el hundimiento literal que ha padecido Esquerra. Una primera interpretación podría ser que ha perdido votos debido al voto útil, y podría ser razonable para una parte de los votos perdidos pero no de todos. Y entonces, ¿dónde está el resto? ¿Es el voto que se ha perdido al aumentar la abstención? ¿Un voto de castigo? Yo creo que ha sido una mezcla de todas 3, aunque la primera ha sido el voto de castigo por el seguidismo que ha hecho para obtener un puñado de cargos de más o menos relevancia.
Después de que el señor Puigcercós haya abandonado el gobierno y que Esquerra tenga un congreso en junio, es probable que la mecha para dinamitar el tripartito ya esté encendida. Una prueba ha sido que los dirigentes de Esquerra han dicho que habría estabilidad (¿puede haber peor augurio?).
La gran ventaja de los resultados es que no podrá haber excusas, puesto que el PSOE no estará condicionado para gobernar y el PSC tendrá que demostrar que es más que una sucursal del PSOE en Catalunya.
Pronto podremos ver si es cierto que el PSC defiende los intereses de Catalunya. De entrada tenemos la elección del presidente del congreso de los diputados. ¿Votará el PSC a favor de Bono? Un personaje que está orgulloso de tener un padre falangista, es decir, de extrema derecha y como todos sabemos muy amigo de los catalanes (al menos para insultarlos).
Después vendrá la financiación de Catalunya, los papeles de Salamanca, las balanzas fiscales, la RENFE, el aeropuerto y el desarrollo del estatuto. En resumen, en poco tiempo podremos apreciar la musculatura política del PSC o la cadena de servidumbre.
Para acabar quiero dar mi opinión personal. Respetando las voluntades de los ciudadanos de Catalunya, creo que Catalunya ha perdido dignidad, peso político y que nos esperan 4 años duros. Estoy convencido que el PSC no dará la talla y que nos dejará tirados para defender los intereses de los PSOE. Ahora bien, también quiero recordar que no soy ningún adivino y que es muy probable y así lo espero, que me equivoque.