divendres, 17 d’octubre de 2008

La crisis debería ser una oportunidad

Que la crisis será profunda ya no se atreve a negarlo ni el más optimista de los optimistas. Obviamente ahora es el momento de intentar apagar el incendio y que este haga el menor daño posible. Ahora bien, creo que la crisis tiene que ser una oportunidad única para hacer una reflexión del modelo económico y social que tenemos actualmente, aprovechando que todos los neoliberales y todos los partidarios de un sistema económico sin regular están escondidos bajo las piedras.
Un sistema económico basado en el crecimiento no es viable a largo plazo y es muy sencillo de demostrar. Si partimos de una unidad y cada año doblamos la cifra anterior, está claro que el primer año será 2 y después 4, 8, 16, etc. En 10 años la cifra llega a los 1024, es decir, hemos crecido 1024 veces. Pero cuando hemos llegado a los 20 años ya hemos crecido más de un millón a veces, es decir, la progresión se augmentarà exponencialmente hasta el infinito. Por lo tanto tenemos que buscar nuevos modelos que nos den bienestar, pero que sean sostenibles a largo plazo.
Y el modelo social? Hemos vivido uno de los periodos más prósperos y con más generación de riqueza de la historia. Pero la pregunta que nos tenemos que hacer es, como repercutido este hecho sobre el bienestar de las personas? A mí me parece una paradoja que después de generar tanta riqueza, tengamos como resultado a la sociedad más endeudada de la historia. La incorporación de la mujer al mercado laboral y el aumento del ingreso familiar ha sido absorbido parcialmente por el aumento del coste de la vida en general y el de la vivienda en particular. Si añadimos que nos hemos transformado en una sociedad de consumo, todavía hemos salido perdiendo.
Si la sociedad es tan avanzada no es normal que las jornadas laborales no paren de aumentar. Donde está el progreso ? No es que la gente no trabaje 35 horas, sino que hace muchas más de 40 semanales. Y esto se reflexa en los niños. Un niño de 12 años hace 30 horas de clase a la semana. Si le añadimos 1 hora al día de deberes, que siempre tienen y otra hora para hacer varias actividades extraescolares, ya suman una jornada laboral igual a la de un adulto. Y todavía se pide que hagan más. Es coherente esto ?
Yo propongo una jornada laboral más coherente donde se aumente la productividad y es reduzca la jornada laboral. También se tienen que racionalizar los horarios comerciales y reducirlos considerablemente. Con Internet, que podemos comprar en línea, ya no tiene sentido abrir tantas horas.
Se tiene que racionalitzar el calendario escolar con criterios pèdagògicos y ten er en cuenta las particularidades climáticas y mejorando, por lo tanto, la climatitzación de los centros.
En resumen, si vivimos en una sociedad adelantada y rica, nos tiene que permitir vivir mejor y disfrutar más de la familia y del tiempo libre. Una sociedad donde la cultura y la educación sean los pilar básicos de una sociedad del conocimiento moderna y sostenible que nos permita mantener la riqueza, sin esclavizar a la sociedad.