diumenge, 5 d’octubre de 2008

La evaluación en primaria

Una vez más, los políticos utilizan la educación para desviar la atención y evitar así tener que dar explicaciones de su gestión.
Parece ser que ahora, evaluar a los alumnos al final de la primaria es la solución a todos los males de la educación y una vez más estan equivocados. La información que nos pasan las escuelas de primaria, cuando recibimos sus alumnos en la secundaria, es bastante detallada. No sólo nos dan información académica, sino de las familias, posibles problemáticas, e incluso, de relación entre diferentes alumnos. En resumen, hay que felicitar a los maestros de primaria, por su tarea evaluativa, en todos los sentidos.
En la secundaria, hace ya años que pasamos pruebas de competencias básicas y nada ha cambiado. Estas pruebas sirven para dedicarse a hacer estadísticas muy bonitas, pero los resultados no sirven para mejorar la calidad (porque no quieren, claro). Cuando detectan resultados malos, suelen responder: "para mejorar los resultados, tendremos que cambiar la prueba".
Alguien puede pensar que estoy en contra, porque no quiero que me controlen o valoren mi tarea docente. Pues estan equivocados. Yo llevo casi 16 años trabajando de profesor y, aun nunca, nadie ha entrado a mi clase a ver si hago una buena labor docente o no. Curiosamente, sí han entrado alumnos del CAP, para aprender de mí. Curioso verdad? Enseño a futuros nuevos profesores, cuando nadie se ha molestado en comprobar que soy un modelo a seguir.
También estoy convencido de que todo el papeleo que he entregado, como pueden ser las programaciones, han quedado abandonadas en algún rincón.
También sabemos que algunos centros han manipulado los resultados de las pruebas, ya que cuando les llega la prueba, se pasan unos días preparando a los alumnos para que obtengan unos buenos resultados.
Cuando el Departamento dice que aprueban el 80% de los alumnos, creeis que este dato tiene algún significado? Nos preguntamos alguna vez que saben realmente los alumnos? Están preparados para realizar los estudios superiores? Están preparados para enfrentarse al mundo real?
Queremos realmente mejorar la educación? Pues hagámoslo en serio. ¿Cómo? Es sencillo:
• Que a la escuela llegue un equipo de profesionales cualificados y con poder de decisión (que puedan ordenar y ejecutar los cambios necesarios).
• Este equipo debería pasar al menos un trimestre en el centro analizando a fondo todo el funcionamiento: clases, programaciones, reuniones, tareas diversas, gestión, etc.
• Al final tendrían que escribir un dictamen vinculante que se deba cumplir.
• Sí, por ejemplo, llegan a la conclusión de que me falta formación en pedagogía o que debo mejorar algunos aspectos docentes, encontrar los mecanismos de mejora, como un plan de formación obligatorio. Ahora bien, si resulta que hacen falta medios materiales, que los pongan a nuestra disposición.
Por último, si quieren mejorar realmente la calidad de la enseñanza, tendrán a la gran mayoría del profesorado a su disposición. Si aburridos en sus despachos, quieren hacernos perder el tiempo, para poder justificar su inoperancia, que se vayan a jugar al golf, que seguro que se lo pagarán como dietas.